La confianza es buena, el control es mejor.

Control de la empresa
Esta afirmación tan elocuente, pragmática y certera fue afirmada y promovida por el líder comunista Lenin, el ideólogo de la revolución proletaria en la Rusia de 1917. Y aunque la aplicación práctica de esta frase como máxima de gobierno puede provocar unas prácticas más que objetables y denunciables (desde mi punto de vista), lo que sí es objeto de análisis y estudio  (de ahí este post), es que esa sentencia debe ser lema y guion a seguir en nuestra empresa. Por supuesto que la confianza es buena, y deberíamos predicar con el ejemplo, dándonos libertad a nosotros mismos, a nuestros compañeros y subordinados, en el desempeño de sus tareas y funciones, pero no deberíamos olvidar ni por un segundo que el control, en unos mercados cada vez más competitivos, en la que los clientes demandan mejores productos y servicios, la gestión de sistemas de control son factores imprescindibles para la continuidad de la empresa.

Es decir, la implantación en nuestra empresa de sistemas y herramientas de controles adecuados y acordes a nuestra empresa, permitirá controlar aquellos elementos, datos, y decisiones que sean estratégicos para un completo y funcional funcionamiento de la organización.

Los sistemas de control son abundantes, diversos y muy diferentes, según sus fines y características propias de cada empresa, pero el fin es el mismo  y es el de controlar aquellas variables que son criticas y que pueden significar el fracaso o éxito de un negocio.

De esta manera la secuencia lógica de trabajo sería la siguiente:

Análisis—————-Planificación——————–Ejecución—————————Control.

La implantación de sistemas de control en las Pymes, es un factor de valor incalculable para aumentar tanto la cuota de mercado, como para ahorrar costes a la empresa.

Por ello debemos partir de la necesidad de tener una estructura organizativa adecuada, y gestionar los controles proyecto a proyecto y sobre todo establecer unos objetivos de calidad anuales que sean medibles, estas mejoras que se imponen no son gratis, pero el rendimiento de la inversión es elevado y repercutirá en la productividad y los costes .

Me gustaría concluir diciendo que la gestión de control es una disciplina de fundamentación estadística, por lo que lleva inherente la idea de mejora tanto continua como incremental, que nos ayudara a normalizar todos aquellos aspectos técnicos y organizativos de nuestra empresa.

Antonio Ordóñez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s